Despertando antes de que se vaya el dinosaurio

Lo tengo casi todo.

Un teclado rojo que, desde hace tres años, ha viajado casi tanto como yo.

Una guitarra que se llama Julia.

Un par de ukeleles, porque nunca se sabe.

Un saxo alto que todavía tiembla cuando me ve acercarme.

Un regalo comprado hace demasiado tiempo.

Una carretera que se extiende ante mí.

Después de mucho tiempo, he decidido que no importa cuánto ni cómo intente desaparecer.

La música siempre me encuentra.

Por eso esta vez le voy a pedir que desaparezcamos juntos.

A ver si hay suerte.

Ver la entrada original

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s