El olor de la música

Julia, la guitarra de Chema Tornero

Dicen que cada país tiene un olor diferente, algo que he podido comprobar. Dicen que las ciudades también, pero o mi olfato  no es muy fino o aquí al menos siempre me huelen igual, con los matices que puedan dar el mar o la vegetación. Debe ser porque estoy en casa. Pero en cambio, la música huele igual allí donde vaya. Será la mezcla de la madera, los equipos y el calor que desprenden pero siempre es el mismo olor. Es como estar en casa, estando en cualquier parte. La primera vez que me impregné de su olor, hace más de treinta años, fue en Cartagena grabando en un magnetofón de cuatro pistas y una mesa de doce canales, recuerdo entrar en el estudio Sonotrack, ya desaparecido y ese aroma impregnándome y dejando una huella ya indeleble.

Este viernes volví a sentir ese olor. Más fuerte que nunca, como la primera vez. De hecho me pareció la primera vez y creo que así fue.

Y terminamos grabando en un magnetofón, aunque de otra manera que ya contaré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s