Tocar en directo. Costello parte 1.

Ayer nos subimos por primera vez a un escenario como Autumn Road. No fue un debut porque no estaba Chema, fue una pequeña colaboración que le solicitó Javier Ríos a Eme para apoyar su documental Reset.

Desde que grabamos en Molina habíamos estado un poco dispersos. Comenzamos a preparar temas para una segunda grabación, cambiamos unas cuantas veces de setlist,  engañamos a Rod para que se uniera con el bajo, hicimos un ensayo general con Chema en Navidades para una segunda sesión de estudio, la sesión de estudio finalmente se tuvo que cancelar -posponer-, que si en Molina no se puede, pues entonces en Guadalajara, que si no hay fecha, que si de vuelta a Molina… en fin, lo que viene siendo posponer… Y entretanto, aunque en un principio nunca hubiera sido la idea, Eme había comenzado a emplear la palabra “directos” como posibilidad, palabra que yo recibía como un deseo a medio plazo, Manu como una utopía, y  Rod… él siempre está dispuesto, pero, en realidad, no sé si la tomamos muy en serio. Error mío, tendría que haberlo imaginado, porque vez que Eme quiere algo no sabe esperar, o quizá sea el algo el que no le sabe esperar a él, cualquiera sabe, pero lo cierto es que siempre alinea los astros necesarios para que surja su oportunidad. Y cuando surge no la deja pasar.

El 2 de abril me llamó para decirme que el día 14, aniversario de la República, tocábamos en la Sala Costello para apoyar el documental de su amigo Javier, y anoto las fechas no como afán periodístico, sino para dejar constancia del escaso margen para prepararnos. Pero para la falta de tiempo Eme tenía argumentos preparados. Solo un par de temas, It’s you y September rain que ya nos sabemos, no es nada, da tiempo de sobra ¿qué dices, Pat? Que sí, claro. Bien, casi prefiero que te encargues tú de preguntarle a Manu. De Rod no dijo nada, creo que ya había comentado antes que siempre está dispuesto, eso implica un sí. Para hablar con Manu no me detuve a escoger el mejor momento -dice mi madre que tengo el don de elegir siempre el peor-, y aunque mi llamada lo sorprendiera en medio de un supermercado, no fui capaz de esperar a encontrarlo sentado, y se lo solté a bocajarro, con una de las mejores estrategias que conozco, la de no pedir permiso para no dar opción a un no. “Tengo una sorpresa, ¡¡¡tocamos el 14 de abril en la Sala Costello!!!!” ¡No! ¡No puede ser! ¡No me digas eso, por favor! Necesito sentarme… Y detrás de todos esos noes se escondía un sí que tiene miedo (el solo de it’s you probablemente el menor de todos…). Los mismos miedos que los demás también teníamos escondidos detrás del entusiasmo. Manu era la primera vez que tocaba la guitarra solista fuera de la sala de ensayo y la primera que se iba a ver en un escenario, también mi primera vez con la batería y sólo he estado sobre un escenario un par de veces y de refilón, la primera de Rodrigo con un bajo, y Eme, el más curtido en música y escenarios, la primera que cantaba. Se puede decir que somos una banda en la que el músico vive en Sevilla, de los que quedamos en Madrid el más músico, Eme, reniega de ese título y lo cambia por “hago canciones”, y los demás somos primerizos y encarnamos el significado del amateurismo, lo cual no quita para que formemos un conjunto simpático. Pero no obstante la simpatía, el entusiasmo y la ilusión, la palabra directo impone. Y uno nunca cree estar preparado para enfrentarse a un miedo, de modo que la secuencia no puede ser “primero me preparo y después pongo una fecha”, eso es un autoengaño, una forma de hacer que la fecha no llegue nunca. La única manera es hacerlo al revés.
Y eso hicimos. Dos semanas, tres ensayos y los dos temas que al final fueron cuatro -si fuéramos siempre igual de resolutivos en un mes tendríamos repertorio para un concierto de dos horas, no hay nada como para trabajar bajo presión-.

Contraviniendo todas las recomendaciones del mundillo, nuestro último ensayo fue la víspera del pequeño directo, y tras terminar de montar Johnny, afianzarlo, y hacer un simulacro del directo en el que tuvimos que repetir tres veces September Rain y ni aún así consiguiéramos que quedara bien, cogimos los bártulos, nos tomamos una cerveza, y nos fuimos a casa. Y al despedirme -quizás fuera la cerveza- me di cuenta de que me apetecía abrazar y besar a mis compañeros y  decirles que los quería. Porque estaba contenta, porque me sentía orgullosa de todos los síes que me habían llevado hasta ese momento, porque me pareció que se trataba de un trance muy emocionante, y porque era muy consciente de lo afortunada que era por estar viviéndolo y compartiéndolo con ellos -en ese momento recordé a Chema y en alto volvimos a repetirnos que no se trataba de nuestro debut-, y porque los quiero, pero no dije nada, por si fuera la cerveza.

Y ya en casa, de nuevo cerveza en mano, y contraviniendo una vez más todas las recomendaciones del mundillo, escuchamos el resultado de ese último ensayo. A pesar de September Rain, no nos pareció mal teniendo en cuenta las circunstancias atenuantes. Eso sí fue la cerveza, seguro.

Planning 14 de abril 2013:
– 17:00 Sala Costello, prueba de sonido
– 20:30 Presentación del Tesaser de Reset
– 21:00 Los espirituosos
– 22:00 Intheautumnroad. Setlist: Change our minds, It’s You, September rain, Johnny is a rocker.
– 22:20 TBC
 

Y ahora unas fotos para pasar el empacho de letras. Son del primer ensayo para la Costello, una semana antes del día D, en el Observatorio. It’s you, September Rain y Change our minds. Johnny se nos quedó en el aire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s