Politician, what gives more pleasure?

Eme me pidió que escribiera la letra. No sé si escogí un momento de rabia para hacerlo, o si lo difícil era encontrar uno en que no la sintiera cuando se trataba de hablar de la situación actual. La situación actual desde ese momento en que empezó todo, aquel reventón de la burbuja inmobiliaria, esa que había permitido que muchos especuladores se enriquecieran a costa de elevar los precios de un bien de primera necesidad como es la vivienda, hasta hacerla casi inaccesible. Una profunda crisis financiera provocada por malas praxis bancarias que ha asfixiado la liquidez de familias y pymes. Una banca que paga indemnizaciones, sueldos y bonus millonarios a los mismos directivos que las han llevado a pique, desequilibrando al país,  mientras al mismo tiempo recibe dinero público. Una banca que ejecuta hipotecas sobre unos inmuebles que, si bien en su día aceptaron como garantías, ahora no son suficientes para cubrir una deuda que continúa reclamando a sus titulares, ahora en la calle. Y que en una situación de emergencia social, con un 20% de la población activa en paro, hipotecas y alquileres que no se pueden pagar, y miles de familias se quedan sin techo, con dinero público se compran activos tóxicos, es decir, un gran parque de viviendas vacías de titularidad estatal. Un gobierno que ha considerado que lo más beneficioso para el conjunto de la sociedad era rescatar a esa banca irresponsable que nadie en su día controló, a costa de recortar y privatizar los servicios públicos y de incrementar la carga fiscal sobre una clase media cada vez más castigada y exigua, el mismo gobierno que sin embargo deja caer en desgracia a miles de pymes, millones de parados, y precariza los sueldos y contratos de quienes aún trabajamos en aras de la libertad y la flexibilidad del mercado. Una clase política copada por dos partidos degradados, indignos, y corruptos, que, amparados por la impunidad de un sistema bipartidista y una ausencia de democracia directa, hacen gala de una falta de ética alarmantemente generalizada. Unos políticos que en lugar de poner límites a las ambiciones desmedidas de la banca y las grandes corporaciones y defender los intereses y el bienestar de los ciudadanos que los han elegido como representantes, utilizan su cargo en beneficio propio. Y además se sienten legitimados para ello, como si se tratara de un derecho consuetudinario. Y los ciudadanos no nos sorprendemos con cada nuevo caso de corrupción por parte de quienes nos exigen los sacrificios en aras de la solidaridad y el bien común, y se consideran estandarte de los ciudadanos de bien.

La actualidad. Escribe sobre ello. Pues escribo. Con toda mi rabia. Y mi impotencia. No puedo hacer nada. Sólo escribir una letra. Y no sé por qué me acordé de Malditos Bastardos. Qué grande Tarantino, qué visionario. La Historia es la que fue, pero Tarantino decide que en su película la Historia es suya, las cosas suceden como él quiere que sucedan. Pues claro.  ¿Para qué está el cine? ¿Para qué la literatura? ¿Para que la música? ¿Para qué la ficción?

Así que decidí que era mi letra y que en ella decido yo. Y en ella, el protagonista encarna el prototipo de político podrido. Pero a diferencia de Tarantino, la violencia me genera mucho respeto, y la tolero regular. Así que nadie asesina lenta y dolorosamente a mi político, muere él solo. Revienta de manera espontánea. Sólo despareciendo logra dejar tras de sí un mundo mejor. Es cierto, me pasé, son cosas de los momento de furia, pero cuando previamente se me pasó la idea de solucionarlo civilizadamente haciéndole dimitir tuve que descartarla por inverosímil.

Y he de confesar que, aún a riesgo de ser tachada de sádica, disfruté bastante. Debe ser la catarsis de las letras, las políticamente incorrectas.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s